viernes, 22 de marzo de 2013

Poema del día: "En el ferviente vagido de tus deseos", de Lydia Dávila (Ecuador, siglo XX)

Todo fue en vano...
Vino hasta nosotros la telaraña de la indiferencia.
Pero escucha:
Te bañaré en las aguas plateadas de mis versos.
En tu neurastenia
Podré asesinar a mis carcajadas, con la sensación imprecisa de María Magdalena.

...serás cual un dios dormido en las abluciones de mi sangre. ¡Sí! Porque hay en mis labios una serpiente anhelosa, porque anduve en el ferviente vagido de tus deseos...

Sepúltame con gravitaciones de luto, en el amaranto de tus días. Como ese ayer de tus ajenjos rotos: ojos de vicio, languideces de nieve. Seré el alma microscópica de la cocaína, hermana de los amores más libres... Para entonces, volverán los ayeres. Y la espera no será en vana...

Serás mío, en el pórtico sagrado de mi Gólgota, en las excitaciones del Buen Jesús Crucificado.

Lydia Dávila, incluido en La poesía del siglo XX en Ecuador. Antología (Visor Libros, Madrid, 2007, ed. de Edwin Madrid).

2 comentarios:

  1. Los versos parecen "volantes" que caen desde el aire, ella los toma, los poetiza y ya, un designio vital...él será de ella
    saludos y gracias por ilustrar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una poeta misteriosa que regó con breve vida. Un abrazo.

      Eliminar

Tomo la palabra: