lunes, 30 de enero de 2012

Poema del día: "Sensemayá (Canto para matar a una culebra)", de Nicolás Guillén (Cuba, 1902-1989)

¡Mayombe-bombe-mayombé!
¡Mayombe-bombe-mayombé!
¡Mayombe-bombe-mayombé!

La culebra tiene los ojos de vidrio;
la culebra viene, y se enreda en un palo;
con sus ojos de vidrio en un palo,
con sus ojos de vidrio.
La culebra camina sin patas;
la culebra se esconde en la yerba;
caminando se esconde en la yerba,
caminando sin patas!

¡Mayombe-bombe-mayombé!
¡Mayombe-bombe-mayombé!
¡Mayombe-bombe-mayombé!

Tú le das con el hacha, y se muere:
¡dale ya!
¡No le des con el pie, que te muerde,
no le des con el pie, que se va!

Sensemayá, la culebra,
sensemayá.
Sensemayá, con sus ojos,
sensemayá.
Sensemayá con su lengua,
sensemayá.
Sensemayá con su boca,
sensemayá!

La culebra muerta no puede comer;
la culebra muerta no puede silbar;
no puede caminar,
no puede correr!
La culebra muerta no puede mirar;
la culebra muerta no puede beber,
no puede respirar,
no puede morder!

¡Mayombe-bombe-mayombé!
Sensemayá, la culebra
¡Mayombe-bombe-mayombé!
Sensemayá, no se mueve
¡Mayombe-bombe-mayombé!
Sensemayaá, la culebra
¡Mayombe-bombe-mayombé!
¡Sensemayá, se murió!

Nicolás Guillén en Cantos para soldados y sones para turistas (1937), incluido en Antología de la poesía hispanoamericana contemporánea, 1914-1970 (Alianza Editorial, Madrid, 1971).

Otros poemas de Nicolás Guillén
BaladaBalada de los dos abuelosEl apellido IElegía cubanaElegía moderna del motivo cursi,  FusilamientoGuitarra en duelo mayorIba yo por un camino...La murallaLas nubesLittle Rock,  LlegadaNo sé por qué piensas tú...Piedra de hornoSensemayá (Canto para matar a una culebra), Son nº 6Tu recuerdoUn poema de amor

4 comentarios:

  1. Ahora con tanto viento por "Náralit"...Dicen las culebras se "torean": salen de sus madrigueras y, errantes, enloquecidas, invaden los pastos, jardines... Aquí está la terciopelo, es un látigo hecho serpiente, fiera como ella sola. Muerde sin mucha provocación y mata en un dos tres a su pobre víctima.

    Lindo poema, lástima: en mis días de pescador y cazador me topaba a las terciopelos y otras venenosas y nunca maté a ninguna con mi machete o carabina calibre 22. Hoy menos.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino

    ResponderEliminar
  2. Claro, hoy ya no matamos a las culebras, jajaja. Animalitos. Nicolás guillén es el padre del Reaggetón, jajajajajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ritmico poema, de la llamada poesía negra, qué tan bien se le dio a Guillén.

    Gracias por compartírnosla.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sí, Guillén hizo una poesía muy especial en ese sentido.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: