viernes, 25 de noviembre de 2011

Poema del día: "En suma, no poseo...", de César Vallejo (Perú, 1892-1938)

   En suma, no poseo para expresar mi vida, sino mi muerte.
   Y, después de todo, al cabo de la escalonada naturaleza y del gorrión en bloque, me duermo, mano a mano con mi sombra.
   Y, al descender del acto venerable y del otro gemido, me reposo pensando en la marcha impertérrita del tiempo.
   ¿Por qué la cuerda, entonces, si el aire es tan sencillo? ¿Para qué la cadena, si existe el hierro por sí solo?
   César Vallejo, el acento con que amas, el verbo con que escribes, el vientecillo con que oyes, sólo saben de ti por tu garganta.
   César Vallejo, póstrate, por eso, con indistinto orgullo, con tálamo de ornamentales áspides y exagonales ecos.
   Restitúyete al corpóreo panal, a la beldad; aroma los florecidos corchos, cierra ambas grutas al sañudo antropoide; repara, en fin, tu antipático venado; tente pena.
   ¡Que no hay cosa más densa que el odio en voz pasiva, ni más mísera ubre que el amor!
   ¡Que ya no puedo andar, sino en dos harpas!
   ¡Que ya no me conoces, sino porque te sigo instrumental, prolijamente!
   ¡Que ya no doy gusanos, sino breves!
   ¡Que ya te implico tánto, que medio que te afilas!
   ¡Que ya llevo unas tímidas legumbres y otras bravas!
   Pues el afecto que quiébrase de noche en mis bronquios, lo trajeron de día ocultos deanes y, si amanezco pálido, es por mi obra: y, si anochezco rojo, por mi obrero. Ello explica, igualmente, estos cansancios míos y estos despojos, mis famosos tíos. Ello explica, en fin, esta lágrima que brindo por la dicha de los hombres.
   ¡César Vallejo, parece
mentira que así tarden tus parientes,
sabiendo que ando cautivo,
sabiendo que yaces libre!
¡Vistosa y perra suerte!
¡César Vallejo, te odio con ternura!

César Vallejo en Poemas humanos (1939), incluido en Obra poética completa (Alianza Tres, Madrid, 1994, ed. Américo Ferrari).

Otros poemas de César Vallejo y artículos sobre su obra
A mi hermano MiguelAbsolutaÁgapeAlgo te identifica...Altura y pelosConsiderando en frío, imparcialmente...Despedida recordando un adiósEl alma que sufrió de ser su cuerpoEl pan nuestroEl buen sentidoEl poeta a su amada, Ello es que el lugar donde me pongo...En suma, no poseo...,  España, aparta de mí este cáliz (IIIVIIVIIIX. Invierno en la batalla de Teruel,  XII.  MasaXV),  EspergesiaFue domingo...He aquí que hoy saludo...Hoy me gusta la vida mucho menos...Intensidad y alturaLa cena miserableLa rueda del hambrientoLos anillos fatigadosLos dados eternosLos heraldos negrosLos mineros salieron de la mina...Los nueve monstruosLos pasos lejanosMe viene, hay días...No vive ya nadie...Para el alma imposible de mi amada,  Piedra negra sobre una piedra blancaQuiere y no quiere su color mi pecho...,  Quisiera hoy ser feliz de buena gana...Sermón sobre la muerteTraspié entre dos estrellas,  Trilce (XIXXIII,   XXXVI,    LXXV,), Un hombre pasa con un pan al hombro...Voy a hablar de la esperanza¡Y si después de tantas palabras...
*Artículo de Francisco Cenamor sobre la vida y obra de César Vallejo
*Artículo de Francisco Cenamor sobre Trilce
*Artículo de Harold Alvarado Tenorio sobre la vida y obra de César Vallejo

3 comentarios:

  1. Poeta amigo Cenamor:

    Gracias por traernos esta bella y profunda pieza poética-filosófica, existencial. Autobiografía redonda!

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    ResponderEliminar
  2. O lo mismo se lo inventa, jajajaja, a mí lo que me gusta es el uso del lenguaje.

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes que se está recopilando poemas, ensayos y demás escritos dedicados a César Vallejo para un libro llamado "1000 poemas a César Vallejo? éste es el enlace por si lo quieres

    un abrazo

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: