lunes, 16 de mayo de 2011

Poema del día: "A veces las palabras utilizan el mismo lenguaje que los cuerpos", de Juan Carlos Reche Cala (España, 1976)

Seguramente te pondrán las clases
de coche a la misma hora
en que yo salgo de la Universidad,
tu padre me reconocerá
la voz por teléfono
y dejaré de ser para tu familia
ese gran misterio que te hace tan feliz,
que te llama por Navidad
(cuando estáis todos reunidos) y te hace
parecer orgullosa ante tus compañeras
de trabajo. Probablemente nunca termine
ese gran poema en el que digo
que todo a lo que aspiro
es a ser
el poeta oficial de tus sueños,
que yo comprendo todos tus lenguajes
lo mismo que tú compartes todas mis derrotas
y que las palabras, digan lo que digas,
ya no son lo que eran.
Posiblemente llegue a casa
y me encuentre el corazón en un sobre
porque simplemente -no sé- tal vez la vida
consista en eso,
y al lado una nota: "Hola, soy la poesía
y no me busques en 30 años".
Puede que me vuelva a dar la locura
y le confiese a tu madre
que he profanado todos los templos
que tus piernas me dejaban
y que mi género literario favorito
es tu boca diciendo tonterías,
los pañuelos blancos y los catálogos
guarros. A lo mejor resulta -qué sé yo-
que recibo carta tuya:
"Los griegos que inventaron mis dioses
se han suicidado en el metro, pero
la vida sigue, cariño, acabo de cruzar
un océano y parece
que he vuelto a cruzar
tus labios
como el que cruza un cuerpo
sin dejar marca y deja
los corazones averiados".

Lo que pasa, y ya en serio,
es que esto sólo son
excusas tontas
para escribirte un poema largo
y decirte que te quiero
porque, desafortunadamente,
quince centímetros de mapa
pueden más que quince besos por teléfono.

Juan Carlos Reche Cala, incluido en Feroces (DVD Ediciones, Barcelona, 1998, ed. de Isla Correyero).

Otros poemas de Juan Carlos Reche Cala
A veces las palabras utilizan...Las luces de los cuerposPoema de amor sin artificio

4 comentarios:

  1. "Hola, soy la poesía y no me busques en 30 años" El sueño irrealizable del Poeta que ama lo que hace y no puede dejar de hacer. Su tormenta y al tiempo su calma. Siendo su Pan cuando inspirado escribe, mientras el agua que mana de su mano apaga el fuego de su interior. Saludos, enhorabuena por este blog al que leo detenidamente para no perder detalle de los grandes que hacen posible el sueño de otros. Enhorabuena al Autor por su precioso Poema a Juan Carlos Reche Cala.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eva, me alegro de que te guste el blog y los poemas que cuelgo. Espero verte por aquí a menudo, ya que veo que eres una amante de la poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola... da gusto encontrar personas con sensibilidad... bonita armonia de letras....

    Jheovany
    http://miltonromatro.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Me gusta este poema, se ve muy bien esos 'quince' centimetros dentro del mapa que les separa. Creo que en este poema todo radica en el lenguaje cercano y coloquial que todos conocemos y que a la vez el poeta hace grande eligiendo la palabra justa para los sentimientos.
    Besos

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: