martes, 3 de mayo de 2011

Poema del día: "Silencio, se rueda", de Antonio Martínez Sarrión (España, 1939)

Ni bajo los sellos que el flaco procurador romperá
En nuestras alcobas vacías.
T. S. Eliot

El gran desorientado topó de bruces con la madrugada,
intentó vanamente revivir, ya como profilaxis, el tosco ritual.

                                  Unas gotas

de sugerente lluvia en la ventana, discos
de muy última hornada, flores
pasablemente mustias en las negras ojeras de las damas. Oh
TESIREE, bien mío, ¡qué resaca tan fuerte!
Dio cuerda para mucho tan querida liturgia
mas, al fin, la parálisis
fue apretando la argolla de los días en blanco entre semana
o el arquero tensó mucho más de la cuenta: quiero decir
que se rompió el juguete, quiero decir
que tal en una estrecha cañería,
si inyectan a presión el inmenso pantano,
estalló entre las gotas de la lluvia todo el débil tinglado
y no hubo relojero que montara el enigma una vez más
y el enigma (o su esfinge) calló, hundióse
definitivamente en las arenas porque falló de pronto la dinamo, tal vez
el plomo derritióse, abandonaron
su puesto inexplicablemente los eléctricos, la bambalina
se incendió                             no sé
tal vez tal vez, un doloso atentado y ya iban miles
y algún juez especioso tenía que intervenir. Total:
que la farmacopea salió con que nanay, que no hubo
manera de endosar el pagaré
y hete aquí, TESIREE, pequeña mía,
que tras cavilosísima sesión ultrasecreta
se admitió de raíz que el alka-seltzer de los pies dormidos
serviría en adelante —y eso a mucho servir—
de aceite funeral en lámparas votivas, que Max Linder —1925—
había dejado una no despreciable cantidad como manda
para los que siguieran su elegante camino destructor
y no hubo opción (ni la habrá), de veras que lo siento,
arebujada, bruna (se te ha corrido el rimmel)
fría, llorosa pantera, arrepentida mía, terca
imposible, gata, TESIREE.

Antonio Martínez Sarrión en El centro inaccesible (1975-1980), incluido en El centro inaccesible (Poesía 1967-1980) (Ediciones Hiperión, Madrid, 1981).

Otros poemas de Antonio Martínez Sarrión
Crueles ojos de Telémaco (II)elegía de los amores imposibleseste es el cigarrillo...final de veranofuegos artificialesla niña de siete añosrecuerdos de margaritaRequisitoria general por la muerte de una rubiaSilencio, se rueda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: