viernes, 1 de abril de 2011

Poema del día: "Requisitoria general por la muerte de una rubia", de Antonio Martínez Sarrión (España, 1939)

acodados en las irreales barandas
acodados resistiendo la marea de aromas
azaleas tamarindos
luna de california en el lento week-end
errantes aves marinas
                                      también
los barcos también
los barcos hacia lejanas islas madrepóricas
también los marineros empañados
                                                     también
los bidones vacíos las botellas vacías
las boyas arrancadas al pacífico
cuando acabó la victoriosa empresa
también los habitantes abisales
estaban al acecho marilyn

recuento de jugadas medias azules
prendas floridas en los hondos rincones
el incinerador a toda la presión
la inminente llegada del lechero
y

con la muñeca fea la estantería con freud   las
últimas camelias del jugador de béisbol   la
cintura tronchada
                                  sirenas
impasibles en las rocas ella
fitzgerald canta luces de pasadena
tobogán de la angustia blanca luz sideral

también ellos
fumaban incansables y distantes
en los horrendos bungalows la luna aparatosa
en el lento week-end de california
laberinto de gatos vidrios en el asfalto
sombras inmemoriales casas de té llamadas
al vacío también
ellos
con pelucas postizas reventando de alcohol
suicidio de john gilbert
farsas de paula strasberg hediondez
del dramaturgo norteamericano

mil barcos de basora cargados con especias
techos de muérdago happy
christmas vigilias
esperando los besos imposibles

                                                  también
ellos los hornos crematorios
los pájaros nocturnos rebosantes de herrumbre
la sofocada baja amenazante noche
boulevard
del crepúsculo
                        ráfagas
de terror en los ojos enormes de mi amor
aferrada a su sucio frasco de nembutal

Antonio Martínez Sarrión en Pautas para conjurados (1967-1969), incluido en El centro inaccesible (Poesía 1967-1980) (Ediciones Hiperión, Madrid, 1981).

Otros poemas de Antonio Martínez Sarrión
Crueles ojos de Telémaco (II)elegía de los amores imposibleseste es el cigarrillo...final de veranofuegos artificialesla niña de siete añosrecuerdos de margaritaRequisitoria general por la muerte de una rubiaSilencio, se rueda

2 comentarios:

  1. wow!
    me a costado
    hay veces cuando miro poesía así, me siento tan pequeña y desabrida

    tengo tanto que aprender Francisco... Una vez más gracias por traerlas aca como de catalogo...

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es que tienes dentro el virus del aprendizaje. Hay muchas formas para la poesía, algunas menos directas, más oníricas, más con la intención de vivamos sensaciones ante lo que se nos muestra.
    Besos.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: