sábado, 3 de julio de 2010

Poema del día: "Trilce XXIII", de César Vallejo (Perú, 1892-1938)

Tahona estuosa de aquellos mis bizcochos
pura yema infantil innumerable, madre.

Oh tus cuatro gorgas, asombrosamente
mal plañidas, madre: tus mendigos.
Las dos hermanas últimas, Miguel que ha muerto
y yo arrastrando todavía
una trenza por cada letra del abecedario.

En la sala de arriba nos repartías
de mañana, de tarde, de dual estiba,
aquellas ricas hostias de tiempo, para
que ahora nos sobrasen
cáscaras de relojes en flexión de las 24
en punto parados.

Madre, y ahora! Ahora, en cuál alvéolo
quedaría, en qué retoño capilar,
cierta migaja que hoy se me ata al cuello
y no quiere pasar. Hoy que hasta
tus puros huesos estarán harina
que no habrá en qué amasar
¡tierna dulcera de amor,
hasta en la cruda sombra, hasta en el gran molar
cuya encía late en aquel lácteo hoyuelo
que inadvertido lábrase y pulula ¡tú lo viste tánto!
en las cerradas manos recién nacidas.

Tal la tierra oirá en tu silenciar,
cómo nos van cobrando todos
el alquiler del mundo donde nos dejas
y el valor de aquel pan inacabable.
Y nos lo cobran, cuando, siendo nosotros
pequeños entonces, como tú verías,
no se lo podíamos haber arrebatado
a nadie; cuando tú nos lo diste,
¿di, mamá?

César Vallejo en Trilce (1922), incluido en Obra completa (Alianza Editorial, Madrid, 1994).

Otros poemas de César Vallejo y artículos sobre su obra
A mi hermano MiguelAbsolutaÁgapeAlgo te identifica...Altura y pelosConsiderando en frío, imparcialmente...Despedida recordando un adiósEl alma que sufrió de ser su cuerpoEl pan nuestroEl buen sentidoEl poeta a su amada, Ello es que el lugar donde me pongo...En suma, no poseo...,  España, aparta de mí este cáliz (IIIVIIVIIIX. Invierno en la batalla de Teruel,  XII.  MasaXV),  EspergesiaFue domingo...He aquí que hoy saludo...Hoy me gusta la vida mucho menos...Intensidad y alturaLa cena miserableLa rueda del hambrientoLos anillos fatigadosLos dados eternosLos heraldos negrosLos mineros salieron de la mina...Los nueve monstruosLos pasos lejanosMe viene, hay días...No vive ya nadie...Para el alma imposible de mi amada,  Piedra negra sobre una piedra blancaQuiere y no quiere su color mi pecho...,  Quisiera hoy ser feliz de buena gana...Sermón sobre la muerteTraspié entre dos estrellas,  Trilce (XIXXIII,   XXXVI,    LXXV,), Un hombre pasa con un pan al hombro...Voy a hablar de la esperanza¡Y si después de tantas palabras...
*Artículo de Francisco Cenamor sobre la vida y obra de César Vallejo
*Artículo de Francisco Cenamor sobre Trilce
*Artículo de Harold Alvarado Tenorio sobre la vida y obra de César Vallejo

2 comentarios:

  1. Buena por César Vallejo!

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: