jueves, 18 de febrero de 2010

Poema del día: "Te fuiste desnudando", de Agustín Calvo Galán (España, 1968)

El señuelo:
tus ropas dejadas aquí
y allá. La camisa
en el recibidor, el pantalón
encima de la tele, los zapatos
en el pasillo, la camiseta
sobre la cama, los calzoncillos
a la puerta del lavabo,

y el grifo abierto:
la bañera.

Blanco, bajo el agua teñida, te encogías,

ante mi sorpresa, blanco y rosado
como un bebé,
y el grifo seguía abierto:
el baño
en rojo.

Le dejé las llaves de tu casa
al policía que me tomó declaración.
Señuelos, le dije, sólo señuelos,
nunca un aviso.

Agustín Calvo Galán, incluido en Álora, la bien cercada (nº 26, diciembre de 2009, Málaga).

4 comentarios:

  1. Excelente.
    Un paseo por el (des)amor y la muerte.
    Y el anticlímax de la anáfora: señuelos.
    Muy bien resuelto.
    Dije desamor. Jodido tema de las prendas o memorias tristes en una nueva lectura "negra".
    Un poemazo, sin duda.
    Pere Bessó.

    ResponderEliminar
  2. Sí, escuché una serie de poemas similares a Agustín en un recital en Sevilla y me cautivaron.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Francisco... una sorpresa agradabilísima encontrar estos versos en tu blog! Abrazos y hasta pronto!
    Agustín

    ResponderEliminar
  4. Ya te dije en Sevilla que esta serie me gustó mucho. Y como vi uno en la revista decidí colgarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: