viernes, 2 de octubre de 2009

Poema del día: "Ofelia", de María Victoria Atencia (España, 1931)

Recorreré los bosques, escucharé el reclamo
en celo de la alondra, me llegaré a los ríos
y escogeré las piedras que blanquean sus cauces.
Al pie de la araucaria
descansaré un momento y encontraré en su tronco
un apoyo más suave que todas las razones.

Prendida de sus ramas dejaré una corona
y el agua por mil veces repetirá su imagen.
Adornará mi pelo la flor del rododendro,
inventaré canciones distintas de las mías
y cubriré mi cuerpo de lirios y amarilis
por si el frescor imprime templanza a mi locura.

María Victoria Atencia en Los sueños (1976), incluido en En voz alta. Las poetas de las generaciones de los 50 y los 70. Antología (Ediciones Hiperión, Madrid, 2007, ed. de Sharon Keefe Ugalde).

Otros poemas de María Victoria Atencia
CastellarColor de rosaEl mundo de M.V.El paraguasEl nidoEpitafioEstrofa 24, FinalHacia las tresHija y madreLaguna de FuentepiedraLas razones de CaperucitaLife-boatLos castaños,   MarbellaNuestra Señora encintaOfeliaPlaza de la MercedTuliaÚltimo movimientoVictoria

5 comentarios:

  1. ok, con templanza, pero no perdamos la locura, perderla es peor que morir

    ResponderEliminar
  2. Hay que guardar las formas al fin y al cabo, jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Un "beatus ille" distinto, desde la locura...refrescante, me gusta.

    ResponderEliminar
  4. prodiga fenestra esta que nos cedes. Es un placer asomarse por estas ventana que se multiplica en vuelo.
    saludos cordiales
    y salud, siempre
    k

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ventana es ventana porque alguien se asoma a ella. Un abrazo.

      Eliminar

Tomo la palabra: