sábado, 31 de octubre de 2009

Poema del día: "Dedicatoria", de Anna Ajmátova (Rusia, 1889-1966)

Ante esta desgracia se inclinan las montañas
Y no fluye el famoso río,
Pero son fuertes los cerrojos de la prisión
Y tras ellos están las "mazmorras de los presos"
Y una pena mortal.
Para algunos sopla suave la brisa,
Para algunos es una caricia el ocaso.
Nosotras no sabemos, somos las mismas por todas partes,
Y sólo oímos el odioso chirrido de las llaves
Y los pesados pasos del soldado.
Nos levantábamos como para la misa del alba
Y caminábamos por la ciudad salvaje,
Y allí nos encontrábamos, casi sin aliento.
El sol estaba más bajo y el Neva más nublado,
Pero la esperanza siempre canta a lo lejos.
La sentencia... y de pronto brotan las lágrimas
Y ella se aleja ya de todas
Como si con dolor le arrancaran del corazón la vida,
Como si brutalmente la derribaran por la espalda.
Pero camina... se tambalea... va sola...
¿Dónde estarán ahora mis amigas a la fuerza,
Mis años furiosos?
¿Qué oirán en la tormenta de nieve siberiana?
¿Qué imaginarán en el círculo de la luna?
A ellas envío mi saludo de despedida.

Marzo 1940

Anna Ajmátova en Requiem (Ediciones Cátedra, Madrid, 1994, trad. de Jesús García Gabaldón).

Otros poemas de Anna Ajmátova
Abúlicos piden clemencia...Apretó las manos bajo el velo oscuro...Bocetos de Komarovo, Cruz  (8), DedicatoriaEn lugar de prefacioEpílogo (II), La sentenciaTodo esto solamente tú lo adivinarás...Tres otoños

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: