viernes, 13 de abril de 2018

Poema del día: "Tendre", de Michelangelo Coviello (Italia, siglos XX-XXI)

1.

La rama se despedaza en el agua y prosigue su curso
entonces por qué no reír pujar
qué cosa no dirías si te cortaras
considéralo te lo ruego
la confesión sincera decía inextricable
arrojarse abrazar cayó un estado penoso ¿y luego?
pujar pujar
esto deberías decir
mientras tanto estoy agrietado fuera de lo normal
resbalo abajo luego patino hacia arriba a pico
me abalanzo en lo inhumano un encabritamiento y de golpe
me abismo en el extremo cuerpo asido
soy un agrietado en alarma soy un silbido
lacerante lacerante
decir decir decir ¿y tú? cucú

tu íntimo asunto texto interesante desde el inicio
tensión inventiva y devastadora
cualquier acción para conservar la identidad propia
con la misma técnica desarmada y vulnerable
en este caso otros planos otro conocer
en este caso deberás adaptarte continuamente
tú que casi siempre implicas un esfuerzo una invitación
intimación un brinco interrupción
¡interpreta interpreta!

nadie es puro como el título
en práctica te aconsejo la cabeza blanda
fija e inmutable conforme al uso
también es oportuno un silbidito y sobre el cuello el mazo
uno cualquiera para conservar la identidad propia
el gran látigo con la etiqueta de papel a colores
por lo general evita afanarte

por lo general no te excedas con el nervioso
nadie es un protagonista
recuerda que al principio la mano podrá cuajarse de anillos
luego verás que de golpe que de pronto
desaparece la cabeza
tú por siempre un tierno, abrazo un tierno beso
a trochemoche estoy yendo en marrano

nota que me ha costado trabajo desde el inicio
la misma técnica y estribillos fatigosos
la cabeza blanda a distancia de meses
pastillas y atolladeros
me recuerdo distraído texto éste imperfecto
texto y efecto de do de pecho fortísimo


2.

Una voz explosiva canta con gozo con violencia
confundida con fuego se arrastra un grito que grita salvación
como sílaba culebreo como trabajo doloroso
malestar infantil
es un juego el juego que imita los pudores
en esta ocasión que desencadena un ritmo
confuso errante seré límpido y taciturno
tenso de eventos indiferente
más fuerte que antes sobresalta en los dientes
respiro suspiro siempre más lentos
controlados siempre
presente
pensamientos se tuercen friegan y refriegan
tocan también atormentan etcétera aprietan aprietan
convulsos pero repentinos
pocas veces golpes raros al límite
asaz penetrante casi casi retumbante sorpresa
con profundo
con gracia improvisa hasta perderse
esperando con el aliento exhalando abrir los pensamientos

……………………….......……………….

tambaleante expresión lamento de bloqueo de arranque
desencajado desesperado súbito
cinco pasos audibles
dos puntos del
siempre lejanas las estrellas casi siempre
no alegre
siempre arrastrando pero más cansado las estrellas
desaparecer como antes
casi tierno
recuerdos
al amigo que sanó prometer la mar y sus pescaditos silbidos fiascos
tierno.

Michelangelo Coviello, incluido en Cuatro jóvenes poetas italianos (UNAM, México, 2010, selec. y trad. de Guillermo Fernández García).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: