viernes, 11 de noviembre de 2016

Poema del día: "Advertencia a los ancianos", de Józef Baka (Polonia, 1707-1780)

El mundo, mi señor, mucho alborota
antes de detenerse para siempre:
              no erremos
              y aprendamos
              de su bullicio,
              de sus conversaciones.

Puede el joven, debe el viejo
saltar, pues lo asfixia la tos:
              las medicinas
              de la botica
              nada ayudan;
              más, incluso
              perjudican,
              así que son en vano,
              mi viejecito,
              tus infusiones.
              Nada ayuda
              la cerveza,
              aunque lleve
              una ciruela.
              Empeorarás,
              no sigas
              los consejos.

Disculpa que te moleste
en el camino común:
              lo que tu capa
              protege y cubre,
              se esfumará
              arrastrándose.
              En lugar de un caballo,
              la muerte te persigue.
              Con un palo en la mano,
              sin silla de montar,
              a la grupa,
              te precipitarás
              hacia tu cielo.
              Tus sucesores
              se alegrarán,
              no sin motivo.
              El cabello dorado
              arrastrará el rocío plateado,
              te perderán
              como carroña,
              te despedazarán.
              Una vez llorarán,
              cien veces brincarán.
              Una casa respetable
              no muestra un cadáver
              porque afea.
              «¡Fuera, estiércol,
              de esta casa!»
              Es todo el pago.
              Al verdugo con él
              a las setas añejas,
              que los peces lo devoren,
              que lo golpeen
              y hagan sonar las escamas;
              ya no brilla.
              Una red dorada
              es su madre
              y su tía.
              ¡Fuera abuelita!
              La bolsa de su hermano
              con Eufrates.
              El dinerito
              es el ídolo.
              Señor calvo,
              fuera del plato,
              el primero a la tumba,
              al funeral:
              la peluca
              engaña;
              para el pelo
              una guadaña.
              Sombra en los ojos,
              gafas
              se ponen los osados,
              pero esto no les salva.
              Dentro de poco
              a la tierra,
              te harás menudito,
              enmohecerás.
              ¡Gime la ancianidad
              porque sufre sin parar!
              La papilla, el maná.
              Aunque mastica,
              no siente
              la comida
              al final de la vida.

Gesto tétrico y amargo,
el viejo no se mueve sin bastón:
              la muerte le saluda,
              se acabaron los años
              y la pala
              te encuentra.

El viejo ciego y sordo ya no asusta
ni a las moscas que se posan en su nariz:
              aunque quiera,
              no puede.
              Cuando salta,
              grita: «¡Violencia!».
              No aguanta
              las lágrimas.
              Le teme el ratón,
              aunque con el tiempo
              tendrá un gato
              de oro
              de repuesto.
              El viejo a las jorobas
              las llama «tesoros».
              La muerte en las jorobas
              tiene sus cicatrices
              sin límite,
              sin gracia.
              Recoge,
              amontona.

Anda retorcido, la joroba lo desequilibra,
que todos miren por dónde anda,
              escuchen:
              un desfile
              de ratas y ratones
              para el viejo.
              Todos sabéis
              que es el viejo
              como un niño,
              la muerte es una ramera
              la sepultura una cuna;
              lo cubrirán
              abriguitos
              de pañales.

El anciano estará bien en la tumba
porque se acabarán todos los males:
              no hay sufrimiento,
              no gime,
              no está mal,
              duerme en silencio.

Józef Baka, incluido en Antología de la poesía polaca desde sus orígenes hasta la Primera Guerra Mundial (Editorial Gredos, Madrid, 2006, ed. y trad. de Fernando Presa González).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: