jueves, 19 de mayo de 2011

Lecturas: 'Poemas escogidos', de Henri Michaux (Francia nacido en Bélgica, 1889-1984)

Cuando terminé de leer Adversidades, exorcismos (Ediciones Cátedra, Madrid, 1988, trad. de Jorge Riechmann), de Henri Michaux (Bélgica 1889-1984), sabía que este autor belga podía aportarme mucho más, así que busqué nuevos libros suyos y di con una antología titulada Poemas escogidos (Visor Libros, Madrid, 2001, trad. de Julia Escobar).
   Y sí, hubo nuevos descubrimientos. Los poemas están colocados por fecha de redacción o aparición, difícil saberlo pues es el único dato que la compiladora aporta de cada poema, no podemos saber en qué libro fueron publicados. Eso sí, aparece, junto a la traducción en castellano, la versión original en francés, que nos ayudará a descubrir la estructura y sonoridad de los poemas.
   Michaux dispuso a su antojo del lenguaje en sus primeros poemas, más allá del significado de cada palabra, inventadas o no, pensando más en lo que cada una de ellas podría transmitir a cada lector o lectora concreta. De ahí salen unos juegos maravillosos que nos transmitirán muchas sensaciones.
   Algunos poemas están escritos con rabia, en ellos acusa al mundo, a la sociedad, de sus insatisfacciones. Incluso algunos de estos poemas parecen estar escritos para ser gritados. Su diálogo con la filosofía de su época puede traslucirse entre las imágenes utilizadas.
   Pero los que más me han gustado han sido algunos largos poemas escritos con el formato habitual de la prosa, como ‘La amortiguada’ que, a pesar de su extensión, consigue atraparte en cada palabra y mantener viva la tensión poética, en un trepidante juego con diferentes sujetos poéticos.
   También la deliciosa serie de poemas ‘Le escribo desde un país lejano’, un país encantador, donde los árboles tiemblan y los leones pasean al acecho de las muchachas: magia, ensoñación, arriesgadas relaciones de palabras.
   De momento esto es todo con Henri Michaux, pero en el futuro sé que lo volveré a releer para seguir sorprendiéndome, emocionándome con el uso que hizo de las palabras, con su visión de mundos soñados.

Francisco Cenamor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: