martes, 31 de mayo de 2011

Entrevistas Editoriales: Aharon Quincoces Lorén, de Editorial Intangible











¿Desde cuando estáis editando y qué os motivó a comenzar?
La editorial se fundó en mayo de 2010 y el primer libro salió el 27 de septiembre de 2010. La fundación de la editorial tuvo motivaciones distintas. La primera, común y clásica en cualquier editor, encontrar “el texto”, ese que todos soñamos con encontrar, que nadie ha leído y que todos deberán leer. Al margen de esa ensoñación, más o menos comprensible, existen otras tres fundamentales: una, obvia, editar buenos libros; dos, contribuir a hacer avanzar una cultura literaria digital, que en nuestra opinión representa el futuro de la lectura; tres, intentar un modelo de negocio editorial diferente, que no cree exclusiones sino que incluya a cuantos más, potenciales y reales, lectores sea posible. Creemos que este último punto es el punto estratégico, social, que discriminará a medio plazo entre los editores y por tanto que los colocará en modos distintos ante lectores y sociedad.

¿Qué géneros publicáis normalmente?
Publicamos narrativa y ensayo, incluyendo el ensayo de corte más académico y la narrativa ultrabreve que incluimos en nuestra Colección 5'. En cuanto a los géneros, cuya definición es siempre más problemática, por ahora hemos excluido la poesía y la ciencia ficción.

¿Qué criterios tenéis a la hora de seleccionar los libros que publicáis?
Lo que buscamos es buena literatura y en ella no importa la longitud del relato sino la profundidad, de ahí que apostemos no sólo por los formatos clásicos del libro sino también por el microrrelato, porque todo eso puede hallarse en un microrrelato.
   Las virtudes de los textos que buscamos pueden resumirse, sin duda alguna, en la notable capacidad evocativa, la construcción autónoma del propio espacio literario, la sutilidad del léxico, la ambición estilística y la habilidad en la reconstrucción de lo cotidiano bajo nuevos prismas. Somos ambiciosos. Todo ello nos impone cierta severidad a la hora de valorar los textos que recibimos.

¿Admitís originales?, ¿cuál es el canal para ponerse en contacto con vosotros?
No sólo admitimos originales sino que los demandamos y buscamos activamente. Deseamos encontrar autores nuevos que puedan dar a los lectores textos distintos, con enfoques distintos y de calidad. Estamos convencidos de un hecho: si se desea que haya grandes lectores hay que procurarles grandes libros. En eso estamos.
   Tenemos diversos canales abiertos, nuestro perfil en Facebook y nuestra página web son los primarios y justamente en nuestra web indicamos un correo electrónico destinado a esta interacción con autores candidatos: lectur@editorialintangible.com

¿Cuáles son los principales problemas que encontráis a la hora de desarrollar vuestra labor editorial?
Existen tres órdenes de problemas: la reticencia de los autores, especialmente los que no son noveles o no son ya jóvenes, a publicar en el formato digital; la dificultad de las pequeñas editorial digitales independientes de hallar canales de distribución con costes ecuos; el estado aún incipiente de hábitos de lectura digital, aunque puede que este sea el menor de los problemas.

¿Y cuáles son las satisfacciones que recibís?
Las satisfacciones también pertenecen a distintos órdenes y cada uno de ellos tiene su sabor particular. Estamos satisfechos cuando vemos que una obra se vende, cuando hallamos un autor interesante y trabajamos con él para editar su obra, cuando recibimos una buena crítica aunque sea en privado, cuando otras editoriales nos consideran un punto de referencia, cuando estudios e iniciativas internacionales coinciden con la dirección de nuestra labor, cosa que, por ejemplo, ha ocurrido con la colección de microrrelatos para smartphones. Algunos pensaron que era demencial, pero en realidad es una de las líneas de lectura del futuro, y eso por distintas razones.
   En general nuestras satisfacciones derivan de saber que lo que estamos haciendo tiene sentido y es coherente. Son acciones que nos permiten bucear en aguas literarias aún virgenes en más de una ocasión y eso significa que podemos ofrecer a los lectores absolutas novedades.

Una breve valoración del mundo editorial actual…
   Hoy por hoy el mundo editorial vive una fase de agitación y redefinición. En ella conviven aspectos muy positivos y avanzados, a nuestro entender, como por ejemplo la extensión de las licencias creative commons, la eliminación de los sistemas de DRM, la focalización sobre el valor del libro y no sobre su precio.
   Existen, ciertamente, aspectos negativos que derivan de la tensión creciente entre agencias, editoriales y distribuidores: esto se debe a que todos pugnan por ocupar espacios y concentrar toda la cadena de edición, lo que comprende derechos, distribución, etc… Es en este ámbito donde, creemos, se anidan falacias y pequeñas mentiras y, claro, esta tensión a la concentración tiende a dejar poco espacio a las pequeñas editoriales.
   Pensamos que, por otro lado, este periodo de agitación está favoreciendo una imagen poco positiva del editor, sin tener en cuenta a los editores que quieren editar literatura, más que libros, a los que intentan dar una coherencia a sus propias editoriales, y eso no es negativo, pero no hará rico a nadie.
   En extrema síntesis y trazando un balance más completo podemos decir que es un panorama positivo, prometedor en su potencialidad aunque su evolución dependerá también de la actitud y las exigencias de los lectores, de lo que estos pretendan y exijan a los editores, autores, agentes y distribuidores, o sea del sector editorial en su conjunto y a cada una de sus partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: