viernes, 1 de octubre de 2010

Poema del día: "Canción de dos rumbos", de Emilio Prados (España, 1899-1962)

        1
DESPEDIDA

Recibí,
lo que me diste..
Lo que te di
lo perdí.

(Sal lucero;
luna sal,
que la sangre
se me va
y la vida
no me llega...
¡Luna, sal!)

¿Lo que no te di
me diste?...
Sí, por perder
lo que te di.

(Sal, lucero;
luna, sal,
sálvame tú,
soledad.)

Y, aquí estoy...
-¡lucero, sal!-.
¿Qué gané?:
lo que perdí.
Sí,
todo lo que no di.
Todo lo que pude dar
y no di,
ahora me duele
y me llama.

(Sal, lucero;
luna, sal
que la sangre
se me va
y la vida
no me llega...
¡Luna, sal!)

      2
RÉPLICA

Mira, que el jardín se hundió.
-¿En dónde?
En tu corazón.

(Sal, lucero;
luna sal
que la muerte
se me va
y la vida no me llega.
¡Luna, sal!)

Mira, que el jardín nació.
-¿En dónde?
En tu corazón.

(Sal, lucero;
luna, sal,
sálvame tu soledad.)

¿Árbol en tu corazón?
-Sangre de luz en mis ramas.
¡Fuego de sol en mi flor!
-Mi beso, fruto en tus llamas.

(Sal, lucero,
luna sal
que ni la muerte
me llega;
ni la vida
se me va...
¡Luna, sal!)

El cielo y la tierra,
callan.

Emilio Prados en Jardín cerrado (Ediciones Cátedra, Madrid, 2000).

Otros poemas de Emilio Prados
Ángel desnudoÁrbolesÁrbolesBajo la alamedaCanción de dos rumbosDos canciones del vientoJuego de memoriaLa soledad cautivaLa voz en el jardínMás huidaTemor de abril,  ¿Todo se ha perdido?Torre de señales (VII)Tres canciones de despedida (123), Vuelta de la sombraYa nada busco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: