viernes, 3 de septiembre de 2010

Entrevistas Editoriales: Fernando Bercebal Guerrero, de Ñaque Editora




¿Desde cuando estáis editando y qué os motivó a comenzar?
En 1995, tras cerca de 10 años de experiencia en formación en Artes escénicas y su pedagogía, y un poco preocupados por la respuesta que dábamos a nuestros alumnos cuando pedían bibliografía –"¿La quieres en inglés, alemán o en castellano del año 60?"- decidimos que si no editábamos nosotros no lo iba a hacer nadie.

Así que organizamos una buena red de distribución, un buen inicio de catálogo y en febrero de 1996 presentamos nuestros tres primeros títulos, abriendo tres colecciones siempre especializadas en Artes escénicas y su pedagogía.

Somos Ñaque porque surgimos de nuestro propio grupo de teatro y nuestra asociación homónimas…, y porque somos dos, Cristina y Fernando, un ñaque.

¿Qué géneros publicáis normalmente?
Ya hemos comentado que somos una editorial muy especializada. Artes escénicas y su pedagogía. Nuestras colecciones son: 'Pedagogía teatral', 'Técnica teatral', 'Técnica escénica', 'Literatura dramática' y nuestra Revista Ñaque Teatro Expresión Educación .

¿Qué criterios tenéis a la hora de seleccionar los libros que publicáis?
Normalmente nos hemos destacado por intentar cubrir huecos ‘huérfanos’ en la bibliografía especializada. Cuando nos dimos cuenta de que no había buenos libros de pedagogía, comenzamos por ahí. Luego surgió la colección de 'Técnica escénica' pues no había nada de decorado, vestuario, iluminación… En cuanto a la literatura, somos reflejo de la dramaturgia española actual más representada o conocida como Juan Mayorga, Sergi Belbel, José Sanchis Sinisterra, José Luis Alonso de Santos, Lluïsa Cunillé, Darío Facal, Fermín Cabal, Paloma Pedrero…, pero también hemos dado impulso a autores noveles como Sonia Madrid, Tomás Lorente, Carlos Contreras

¿Admitís originales?, ¿cuál es el canal para ponerse en contacto con vosotros?
Sí admitimos originales y el canal más sencillo es Internet (naque@naque.es), pero ya avanzamos que la edición está un poco retrasada, pues el ritmo editorial es el que podemos abarcar y el envío de originales va como 50 veces más rápido. Pedimos paciencia.

¿Cuáles son los principales problemas que encontráis a la hora de desarrollar vuestra labor editorial?
Es obvio que el económico es uno de los principales. Tenemos que pelear en un mundo y con un modelo de gestión implantado y dominado por las grandes editoriales y multinacionales. En el ámbito educativo y bibliotecario, donde nos movemos bastante, tenemos que remar contra corriente. No ofrecemos libros gratis, ni mp4, ni viajes promocionales. Sólo podemos ofrecer buenos libros y manuales muy útiles.

Por otro lado, las mal llamadas subvenciones, que no son sino compras encubiertas para dotar bibliotecas, aparte de estar en horas bajas, es el único camino que nos dejan las instituciones para acercarnos a sus bibliotecas, auténticos consumidores de nuestros productos, pues las grandes editoriales agotan los mínimos presupuestos bibliotecarios cerrando ‘lotes’ que incluyen auténtica infraedición a cambio de tener los grandes best seller de novela que es lo que se pretende que sea el único consumo lector en nuestro país.

Si a esto añadimos que nuestro sector profesional y aficionado (Artes escénicas y su pedagogía) no suele ser gran consumidor de lectura especializada, no suele tener una economía muy boyante y hay un uso excesivo de la fotocopia, pues tenemos un problema… Pero convivimos con él. Sin embargo, a nuestro favor tenemos que somos una editorial con una difusión distribuidora muy importante y con una imagen de calidad y reconocimiento entre los profesionales y aficionados del sector.

¿Y cuáles son las satisfacciones que recibís?
Muchas. Contaré una anécdota. No hace mucho, un amigo que no tiene que ver con el mundo editorial ni teatral, me llamó desde Málaga, pues cenaba con una amiga que estaba estudiando arte dramático. Cuando mi amigo le comentó que estaba hablando con Fernando Bercebal el de Ñaque, la amiga se emocionó mucho de tener un amigo con contactos ‘tan importantes’. Por supuesto, mi amigo y yo nos reímos pero en el fondo esos detalles te ayudan a esforzarte cada día más.

Por el lado profesional, te alegra que en convocatorias de oposiciones y puestos técnicos y artísticos, sean los libros de Ñaque los manuales más recomendados, sin que se hayan concebido como tales en origen. Finalmente, que instituciones como la ADE (Asociación de Directores de Escena), el Institut del Teatre de Barcelona o las distintas ESAD (escuelas oficiales de artes escénicas) de nuestro país, autores como Mayorga, Alonso de Santos, Sanchis, Tomás Motos, o colectivos como el profesorado especializado o los alumnos de escuelas de teatro, nos tengan en su mente cuando se les pregunta por una editorial seria de artes escénicas, nos llena de orgullo.

Una breve valoración del mundo editorial actual…
Como ya dije antes, el gran problema es que para subsistir o eres una macro o eres una micro. Pero siendo micro, muchas veces tienes que jugar en el tablero y con las condiciones que marcan las macro. El inminente libro electrónico es un ejemplo claro. Mientras las grandes temen que programas como Google puedan morderles el pastel, a nosotros nos vendría de perlas que se decidieran de una vez a quitarles un dudoso monopolio.

Asociaciones como ARCE (revistas culturales), el Gremio de libreros, o la Agrupación de Asociaciones de Editores no están pensadas para pequeñas editoriales que con sobrevivir ya tenemos más que suficiente. Ya no digo nada del espacio reservados en ciertas cadenas libreras, los descuentos exigidos o la opción de que algún día algún libro editado por Ñaque entre en un espacio de crítica en medios de comunicación nacionales...

Alguna cosa más que quieras añadir…
Agradeceros todos los esfuerzos que gente como vosotros hace por difundir el trabajo que gente como nosotros realizamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: