jueves, 13 de mayo de 2010

Poema del día: "Variaciones 5", de Boris Pasternak (Rusia, 1890-1960)

Tomó el color de los gitanos,
estuvo enfermo de escorbuto,
y no hacía secreto alguno
de los negros agujeros de la caña
en el país de los ladrones
y de los vinateros.

Por la valla se metió con sigilo el cuatrero,
la viña tomó un tinte atezado,
picoteaban los racimos los gorriones,
movían sus mangas los espantapájaros,
pero, interrumpiendo el rumor amenazante,
cierto estruendo moría y torturaba.

Allí moría el mar.
Las orillas resonaban ruidosas,
la grava se caía.
El vómito de crestas
daba náuseas,
cabrillas sucias jugueteaban.

Y, más allá de Shabo,
el viento hacía estragos
destrozando embarcaderos.
Se hacía más fuerte la sirga
en el agua salada,
y aumentaban las náuseas
por el temporal.

El ruido de las olas se extendía
igual que un lebrillo
tirado por el baño,
como si Kagul conversara
de noche
con una gaviota de Ochákovo.

Boris Pasternak
en Temas y variaciones, incluido en Por la paz y por el pan. Obra completa. Tomo I (Ediciones 29, Barcelona, 1978, trad. de César Astor).

Otros poemas de Boris Pasternak
El encuentroLa dichaLa estepaLa ruptura (5), Las montañas de Vorobiov,  Nevasca,  Petersburgo, Variaciones (5), Yo los podría olvidar (2)

2 comentarios:

  1. ese lenguaje de estepa, de inmenso pais del este, me fascina, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha atraído enormemente la literatura y la poesía rusas y Pasternak y su poesía esteparia es impresionante. ¡Qué manera de meterte los paisajes, las escenas cotidianas por los ojos!

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: